Attention eats the World

Share: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditShare on StumbleUponShare on Google+

 

Two guidelines: “Rule Number One is to pay attention. Rule Number Two might be: Attention is a limited resource, so pay attention to where you pay attention.”

– Howard Rheingold

Es de suma importancia -en el contexto actual- poner en perspectiva el devenir de la economía a partir de la revolución tecnológica, la consolidación de las ciencias computacionales, la llegada del Internet y el momento actual que vivimos, para poder suponer cómo y cuáles serán las nuevas mega tendencias en materia digital.

Una parte de la economía, actualmente, se basa en relaciones de intercambio a través de medios digitales; pedir un producto o servicio específico, realizar transferencias entre particulares o intercambiar productos sin necesidad de intermediarios, hace que la economía colaborativa, soportada por la digitalización de las comunicaciones y comunidades, no sólo corresponda a una nueva experiencia por parte de todos los implicados, sino es ya una disrupción que atiende la forma en que se está edificando el futuro de la economía mundial.

La maquinaria intrínseca detrás que soporta esto, evidentemente es el Internet, sin embargo, el pequeño (o gigante) soporte lógico que lo estructura, es la base fundamental con lo que se alimenta, con lo que se optimiza y con lo que se proyecta.

El software es esencial para el crecimiento de las compañías en donde la infraestructura  -por lo menos en este momento-  está dada y que los costos de llevarlas a un nivel mayor (AI) son altísimos y con rumbo indeterminado, en ese sentido, el software viene a ser ese componente desafiante que permea principalmente en el emprendimiento, buscando intervenir países desarrollados[1] sensibilizados digitalmente hablando, para proponer nuevas formas de cohesión entre las necesidades de la sociedad, la innovación y el negocio que eso implicaría.

¿Qué nueva industria se levantará en la era del software?, es difícil saberlo con exactitud, no obstante, creo que una con un futuro promisorio es la que tiene que ver con la economía bajo demanda, ya sea por la forma en que ahora los usuarios están acostumbrados a comprar y a recibir sus productos y/o servicios, como por las empresas que ofrecen cada vez productos y servicios más precisos.

Esta tendencia que han puesto en práctica las empresas tecnológicas viene acompañada de conveniencia e inmediatez en el cumplimiento de las necesidades de los consumidores y eso se ve reflejado en esta -no tan nueva-  forma de consumo llamada: Attention Economy, que como lo describe Michael Goldhaber en el artículo de Wired “Attention Shoppers” (1997), la economía cambia de divisa: de dinero a atención. Esto lo que básicamente nos muestra es que en efecto, ahora una de las métricas más importantes es qué tanto las empresas tienen la atención del usuario, porque no sólo eso se decanta en más dinero, sino en inferir dinámicas de consumo y por ende potenciar ventas, pero también conocer y vislumbrar nuevos nichos de mercado.

Ahora bien, una variable no concluyente para entender bien la perspectiva de la economía bajo demanda y la economía de atención es el IoT (Internet of Things), y esto es básicamente, cómo nuestros aparatos tecnológicos y no tecnológicos comunes (refrigeradores, televisiones, libros) se conectan a Internet y muestran dinámicas de uso muy específicas de los usuarios y esto sí será la revelación: software + datos de calidad = ¿?

Para concluir puedo decir que independientemente de la industria en la que podamos elaborar más con sus pros y contras, la nueva mega tendencia se potenciará en tanto los datos, en conjunto con el software, se diseñen de manera paralela, mostrando proyecciones muy acertadas sobre lo que el usuario quiere, desea o en su momento necesitaría (crearles la necesidad) con base en lo que ellos mismos informan a sus aparatos.

Cabe destacar que esto no sólo aplica para la parte comercial, sino los gobiernos, para entrar en estas nuevas dinámicas digitales y poder incrementar, no sólo la manera de hacer política, sino también su capital social, deberán entrar a esta nueva forma de implementación en materia de: tecnologías de información, datos abiertos y estrategias de consolidación de ecosistemas digitales. Es por eso, de suma importancia, el cambio de paradigma. En primer lugar, en la educación; si bien es necesario -en este mundo globalizado- que se les enseñen a las futuras generaciones idiomas para competir en mercados laborales rapaces, así mismo tendría que darse esta lógica de programación en donde estructurar líneas de código, algoritmos pensados en atender o hackear ambientes, componentes y contextos que tengamos alrededor, en conjunto con la educación sobre economía a un nivel macro, podrán dar pie a lo que será la nueva forma de aproximarnos más al futuro que necesitamos atender en materia de seguridad, medio ambiente, pobreza, entre otros, de manera responsable, sostenible y sobre todo igualitaria.

[1] Destaco que no es excluyente esta aseveración en países en vías de desarrollo, sin embargo, las innovaciones en este sentido han sido, mayoritariamente, en países con economías consolidadas.

 

Referencias: 

– Andreessen, Michael (2011).  Why Software Is Eating The World.  Recuperado el 07 de junio de 2017 de https://genius.com/Marc-andreessen-why-software-is-eating-the-world-annotated (Links to an external site.)Links to an external site.

– DeBrule, Sam (2015). Software Startups Eating the World, Then and Now. Recuperado el 07 de junio de 2017 dehttps://mattermark.com/software-startups-eating-the-world-then-and-now/ (Links to an external site.)Links to an external site.

– Wired Staff (1997). ATTENTION SHOPPERS!. Recuperado el 07 de junio de 2017 de https://www.wired.com/1997/12/es-attention/ (Links to an external site.)Links to an external site.

Share: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditShare on StumbleUponShare on Google+